Chiste

Ladislaw Starewicz fue uno de los pioneros de la animación con la técnica stop-motion. El cineasta ruso de principios del siglo XX se dedicaba a hacer cortometrajes con insectos muertos que movía manualmente. Dicho así de golpe suena raro, pero cuando lo vuelves a leer sigue siendo todavía más raro.

Su obra más famosa fue The Cameraman’s revenge (1912). Está disponible al completo en youtube y trata de lo siguiente:

El Sr. Grillo, un camarógrafo, se venga filmando al Sr. Escarabajo y a su amante la Sra. Libélula, para luego mostrar los resultados en una sala de cine local, estando la Sra. Escarabajo entre el público.  Y es que los insectos también tienen su corazoncito. La próxima vez os lo pensaréis dos veces antes de pisarlos.

Bromas aparte, viendo el cortometraje uno puede entender fácilmente por qué este hombre fue popular en su época y hoy día es materia de estudio en universidades.

De hecho Starewicz  quedó tan entusiasmado con su obra que quiso hacer la segunda parte, pero dicen que al Sr. Escarabajo se le subió la fama a la cabeza y pedía unas cifras inasumibles.

Como habréis podido imaginar Starewicz no tuv muchas mujeres en su vida, pero se cuenta (aunque nunca se haya podido probar) que sí tuvo algunas citas. ¿Cómo sería tener una cita con Starewicz?

Una chica y Starewicz están en un restaurante conversando:

Chica: Eres muy ingenioso Ladislaw. ¿Te puedo llamar Ladi?

Starewicz: Si quieres.

La Chica ríe a gusto. El vodka está surtiendo efecto.

Chica: ¿Y a qué te dedicas?

Starewicz: Bueno…ehm. Soy cineasta.

Chica: ¿Cine? ¡Qué apasionante!

Starewicz: Sí que lo es.

Chica: (coqueteando) Podrías sacarme en alguna película. ¿Crees que lo haría bien?

Starewicz: ¡Seguro! No lo había pensado antes… pero una humana y un escarabajo…podría funcionar.

La Chica cambia de cara, extrañada.

Chica: ¿Qué?

Starewicz: Bueno… es que yo ruedo con insectos…insectos disecados.

Chica: Sí, claro ¡Ladi no me tomes el pelo!

Starewicz: No, en serio. ¡Es genial! Imagínate que por ejemplo ahora tuvieras una mosca muerta en tu plato.  Podría hacer una película en que tú te la encontraras y gritaras…

Chica: Oh, dios mio. ¡Estás hablando en serio!

Starewicz: …y entonces la mosca saliera de la sopa y te recriminara que hayas pegado ese grito, así señalándote con el brazo. ¡Sería buenísimo!

Chica: Vaya… se me ha hecho tarde. Lo siento, tengo que irme.

La Chica se levanta.

Starewicz: ¿Por qué te vas? ¿Es que he hecho algo mal?

Chica: No, no. Todo ha ido genial..

Starewicz: ¿Te mando una paloma mensajera para quedar otro día?

Chica: No, ¡no! Ya te la mando yo.