SM_post

El concepto de redes sociales va más allá de las cuatro que todos conocemos, hablamos de socialización de personas, de experiencias, gustos, emociones, y como no, de consumo social como el de la música y la televisión. Al final todo está conectado, todas las redes se conectan formando el mundo social que conocemos.

La industria de la música y la televisión lo han visto claro y se han lanzado a desarrollar sus plataformas sociales de consumo. O por decirlo de otra manera, las nuevas generaciones han visto que este era el camino a seguir en estas dos potentes industrias porque el modelo de negocio que ejercían hace mucho tiempo que se extinguió.

Yomvi, Netflix, Spotify son los ejemplos más claros y más desarrollados hasta el momento. En música Spotify le ha plantado cara a la piratería musical y se la está ganando.  Su modelo de negocio basado en la subscripción, publicidad y compra de la propia música esta teniendo un éxito notable. Spotify además es social, se comparte la experiencia de la música, los usuarios comparten en sus redes sociales.

En el mundo de la televisión la avanzadilla de lo que esta por llegar la llevan YOMVI, de Canal +, y NETFIX, plataformas de visión online de material audiovisual. Funcionan por subscripción, por una cuota mensual tienes acceso a una biblioteca de miles de títulos para descarga o vista online, cuando quieras, donde quieras y disponible para tablets y Smartphone. Estas plataformas, como no, son sociales, se comparten la experiencia de lo consumido en las redes sociales del usuario, se comparten contenidos, el marketing perfecto en una sociedad socializada.