Del director de la aclamada Still Life (2006), ganadora del León de Oro en el Festival de Venecia y considerada por la crítica una obra excepcional, llega este demoledor wuxia pian, inspirado en el clásico de artes marciales A Touch of Zen (1971) del maestro del género King Hu, que vuelve a situar al cineasta Jia Zhangke en el panteón del cine independiente chino, confirmándole como una figura imprescindible del séptimo arte y para aquellos que quieran profundizar en la actual situación social del gigante asiático.

Para el argumento de su nueva película, que ha sido galardonada con el Premio al Mejor Guión en el Festival de Cannes (2013), el realizador perteneciente a la Sexta Generación se basa en cuatro noticias publicadas en la prensa china (tres asesinatos y un suicidio) con las que teje un brutal, intenso y demoledor retrato de su país, denunciando una vez más -como es habitual en su filmografía- las nefastas consecuencias sociales de la rápida incorporación de China al sistema económico capitalista.

A Touch of Sin, que respira un realismo cercano al documental, posee una sensacional y minuciosa puesta en escena, altas dosis de dramatismo y una sublime fotografía, a cargo del colaborador habitual de Zhangke, Yu Lik-Wai. Con este privilegiado coctel, el autor nos servirá las trágicas historias de cuatro personajes oprimidos por el sistema desde cuatro provincias. Un minero indignado, un emigrante con un arma de fuego, una bella recepcionista de sauna y un joven sin estabilidad económica serán bombas de artillería, a punto de explotar en cualquier momento…

Fecha de estreno en España: 4 de julio