El director alemán Dietrich Brüggemann retoma en su nueva película Kreuzweg el método de filmación compuesto de planos secuencias que ya empleó en Neun Szenen (2006) y que le valió el New Berlin Film Award y el Hamburg Nachwuchspreis 2007 para ofrecernos ahora un relato sumamente perturbador. María, una adolescente de 14 años y de familia ultra católica, verá fortalecer sus convicciones cuando se prepare para la confirmación. La tragedia llegará cuando decida emular a su dios y seguir las 14 estaciones del viacrucis, conmemorando los episodios de la pasión de Cristo. Si su sacrificio es en vano o no, es el interrogante que plantea el cineasta y que deberá juzgar por sí mismo el espectador.

Una película claustrofóbica y asfixiante, que consigue el sentimiento de catarsis entre el público y la protagonista gracias al método experimental de rodaje y una puesta en escena que recuerda a la del teatro. El interés por la historia se consigue a través del guión –coescrito por Dietrich Brüggemann y su hermana Anna y premiado con el Oso de Plata en la pasada Berlinale– y con ayuda de un buen reparto encabezado por la joven Lea van Acken en el papel de María y con la televisiva actriz austríaca Franziska Weisz como la madre de la joven y el actor alemán Florian Stetter (Sophie Scholl – Die letzten Tage), en el del cura de la parroquia.

Una sensacional película de la que cabe destacar el trabajo de su protagonista (nominada al Oso de Plata a la Mejor Actuación) y su exquisita y cuidada fotografía (Alexander Sass).

Fecha de estreno en España: 12 de Deciembre