Sónar(Downliners Sekt ©Edgar Ferrer)_Post2 Sónar(Jon Hopkins)_Post3 Sónar(Oneohtrix Point Never ©Timothy Saccenti)_Post1

Barcelona es una ciudad muy agradable donde brilla el sol todo el año; aunque a principios de junio es aún más agradable si cabe. De hecho, es un momento ideal para disfrutar de la ciudad antes de que el calor y las multitudes acechen la ciudad; y para algunos, eso también significa tres jornadas de fiesta día y noche a mediados de junio. Ahí es cuando la fiebre del Sónar se apodera de la ciudad; este año lo hará por 21ª vez desde el 12 hasta el 14… 

El secreto del Sónar para ser un festival infalible se reduce a dos conceptos clave: gran variedad + alta calidad. Esta fórmula va más allá del cartel que presenta lo mejor de la música electrónica del momento; que se extiende al Sónar+D, el congreso de creatividad y tecnología del festival. Se encarga de los aspectos de negocios y de la ciencia que hacen posible los sonidos y los espectáculos. Su lema: “La Interacción Entre Tecnologías Creativas, música y negocio” complementa y completa la auto-denominación del Sónar como: «Festival Internacional de Música Avanzada y New Media Art”.

En pocas palabras, el Sónar lo tiene todo en cuanto a tecnología, música electrónica y artes relacionadas. Legendario y nuevo; retro y futurista; corriente y misterioso; accesible y experimental; y muchos otros pares de palabras contrastantes se encuentra entre los atributos que definen la fuerte alineación de 140 participantes del Sónar 2014. Esto hace que sea posible planificar diferentes itinerarios que gustaría y llenaría a cualquier persona interesada en las artes electrónicas y la música…

Los nombres más importantes del festival de este año incluyen a Massive Attack, que hará una reaparición que recibiremos encantados; Richie Hawtin, una estrella como DJ, además de su alter ego Plastikman que renacerá con una actuación en vivo que presentará su nuevo concepto ‘Objekt‘; así como leyendas del disco como Chic feat. Nile Rodgers. Todos tienen ya sus nombres escritos con tinta en la historia de la música electrónica… Massive Attack fue pionero del género trip-hop con su sonido único, y dominó la escena underground de los años 90 conocido como «el sonido de Bristol». Plastikman definió el techno minimal y ayudó a que evolucionara a lo largo de los años 90, llevando el techno de Detroit a otro nivel. Chic, por su parte, condujo el sentimiento discotequero de los años 70, y las pistas de baile no han estado vacías desde entonces…

En cuanto a artistas actuales con reconocimiento mundial más importantes y atractivos para las masas, Escandinavia destaca como región prolífica, representada por Lykke Li; Neneh Cherry; los amos del electropop, Röyksopp y Robyn; el mago del tech-house, Trentemøller; además de nuevas estrellas como Mø y FM Belfast.

En el lado más experimental y menos comercial del espectro musical del festival, se encuentra una lista incluso más larga de artistas innovadores que mezclan, fusionan, crean y/o reinventan diversos géneros y estilos. Algunos comparten la distinción de ser muy conocidos entre los verdaderos aficionados a la música electrónica, pero de haber sido poco oídos por los demás. Los más consolidados entre ellos incluyen Four Tet; Bonobo; Simian Mobile Disco; Caribou; Oneohtrix Point Never; Jon Hopkins; así como el increíble resultado de una extraña pareja como es Moderat; Lauren Halo, cuya mezcla de jazz de improvisación con ritmos complejos resultan en puro genio; y el pianista amigo de los sintetizadores, Nils Frahm, cuyas actuaciones en directo se tienen que vivir, no se pueden describir… 

Entre los artistas emergentes se encuentran Woodkid y Majical Cloudz, ambos con voces fuertes y una belleza musical inquietante sin apenas sintetizadores; además del minimalista pero impresionante Recondite; y los barceloneses Downliners Sekt y Nev.era, los cuales mezclan sonidos ambientales con ritmos inteligentes de IDM que dan como resultado una música hipnotizante..

Además de todos estos artistas entre otros, el gran James Murphy (de LCD Soundsytem) y 2manydjs pincharán vinilos durante tres días, seis horas al día, iniciando una experiencia musical sin precedentes llamada DESPACIO, que cuenta con un sistema de sonido muy avanzado. Y todo lo que se puede decir de antemano es que parece muy prometedor…

La fiebre del Sónar comienza a subir el mediodía de un jueves, y sigue hasta la mañana del domingo. Es altamente contagiosa, y se ha convertido en una epidemia que hace mucho tiempo cruzó los límites de la ciudad. En primer lugar se extendió a Londres en 2002, y desde entonces se ha convertido en una pandemia mundial que ha conquistado tres continentes y ha dado lugar a festivales de éxito al que han asistido decenas de miles de personas en Tokio, Nueva York, São Paulo, Reykjavik, Montreal, Seúl y Buenos Aires, entre otros.

Nadie puede negar que el Sónar se ha convertido en un importante fenómeno mundial que tiene el potencial y la determinación para seguir creciendo. Esto sería un gran motivo de preocupación y pánico si se tratara de un virus que se propaga y afecta a los jóvenes y a los sanos, provocando dolores musculares y agotando su energía. Así que es algo positivo que lo que el Sónar propaga sea diversión, alegría, e ideas creativas dirigidas a los jóvenes y a los sanos, que por lo general terminan con poca energía, arrastrando sus cuerpos doloridos a casa a pasar sus resacas y dolores musculares, que son los efectos secundarios más comunes del exceso de la fiesta y el baile…

La cuenta atrás para el Sónar del año que viene comienza ese mismo domingo por la mañana, que nos revela si la experiencia fue positiva y valió la pena. Y haberlo pasado bien es sólo una parte…

El Sónar pretende ampliarse en el futuro, y lo hace en dos niveles diferentes: En la pista de baile, a través de la visión colectiva que proporciona con respecto a los poderes que cambian la vida de la música y las artes audiovisuales; ya que recogen la experiencia humana a niveles nuevos, más altos, que son tan agradables como inolvidables.

Fuera de la pista de baile, el festival desafía a la mente a pensar en más posibilidades de tecnología, celebra la creatividad y la imaginación, y fomenta el desarrollo orientado al futuro de la tecnología que apunta a la innovación y no la destrucción. Dentro y fuera de la pista de baile, el festival capta destellos del futuro, ofreciendo una visión positiva llena de posibilidades… Por lo tanto, la fiebre del Sónar es una pandemia que se debe seguir difundiendo – las futuras generaciones lo agradecerán…