Llegamos al año 2014 y los autos no vuelan. Las patinetas tampoco; las luces de casi ningún hogar se encienden con la voz, y estamos definitivamente lejos de habitar otros planetas. La imagen de futuro que teníamos para el nuevo milenio los niños que crecimos sin internet, no se parece tanto a este presente arcaico....